Condenan a un separado por Fraude procesal.

24/11/2014

El Tribunal Supremo ha condenado a dos años de prisión a un hombre por cometer un fraude procesal en el trámite de divorcio de su mujer con el objeto de ahorrarse 50 euros de la pensión de 600 euros que se le había fijado.

Miguel Ángel Hidalgo resulta condenado porque, en alianza con un amigo (Jesús Paraja, que resulta condenado también como cooperador necesario a un año y seis meses) fingió que debía hacer frente a un alquiler de vivienda y garaje para que, tomando en consideración ese gasto, se le rebajara la pensión que debía abonar a su mujer para el mantenimiento de la hija que tienen en común.

Los hechos sucedieron en Gijón en 2013 cuando Miguel Ángel aportó como prueba documental un contrato de arrendamiento de vivienda concertado con su amigo Jesús, que figuraba como arrendador.

"El contrato de arrendamiento del piso y de la plaza de garaje de Gijón firmado por Miguel Ángel Hidalgo y Jesús Paraja no respondía a negocio real alguno", considera probado la sentencia, que añade en su relato de hechos que Zara R., la exesposa, contrató un detective privado.

La investigación del detective demostró que Miguel Ángel no vivía en la residencia donde decía pagar un alquiler. Por los servicios de la agencia de detectives la mujer pagó 2.589 euros, dinero que deberán abonar los dos condenados.